Top
Proyecto Popeye: espinacas en Marte – Ideas e Inventos
fade
7186
single,single-post,postid-7186,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.0.1,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,eltd-header-style-on-scroll
popeye

Proyecto Popeye: espinacas en Marte

La posibilidad de colonizar el planeta rojo parece sólo una cuestión de tiempo, en un futuro quizá no muy lejano los seres humanos pondrán los pies en Marte. Uno de los desafíos será comer, un grupo de estudiantes griegos han creado un efecto invernadero que podría alimentar a los colonos de Marte, si realmente se logra llegar. El proyecto llamado “Popeye en Marte” ha resultado ganador en la NASA del Desafío de Aplicaciones Espacial Internacional, es capaz de producir espinacas frescas en sólo 45 días, el sistema de cultivo aeropónico en forma de cúpula se podría utilizar antes del despliegue de una misión espacial a la Luna o Marte.

La idea básica  de Popeye en Marte, es la creación de una unidad de crecimiento de efecto invernadero que pueda ser enviado a un planeta inhóspito, para cultivar alimentos frescos de manera autónoma antes que los humanos lleguen. Diseñado para ser desplegado cerca del ecuador de Marte, Popeye aprovecharía la energía solar y la relativa falta de inclemencias del tiempo para formar un sistema cada vez más autosuficiente.

Cuando se despliega Popeye se ve como una simple estructura cubierta por una cúpula, equipada con un sistema de cultivo aeropónico, incluyendo sensores y los sistemas electrónicos necesarios para estabilizar el ambiente interno y el oxígeno. Durante el día, cuando las cubiertas están abiertas los paneles fotovoltaicos se expanden, el invernadero tiene una superficie de aproximadamente 1,5 metros de radio. Los paneles recogen la energía solar para alimentar los sistemas internos de la cúpula, para cultivar las espinacas.

Sin la intervención humana, el invernadero funciona durante unos 45 días, el ciclo de vida de la espinaca, aunque este período puede variar hasta 65 días, dependiendo de las plantas sembradas. Después de este período, el oxígeno almacenado (O2) y las semillas producidas están listas para ser recogidas. Después del mantenimiento elemental y la plantación de nuevas semillas, el invernadero está listo para la próxima cosecha.

vía: Mashable

 

Carola Cravedi
No Comments

Post a Comment