Top
Japón prueba dispositivos de bajo costo para analizar los abismos oceánicos – Ideas e Inventos
fade
8181
single,single-post,postid-8181,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.0.1,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,eltd-header-style-on-scroll
oceános

Japón prueba dispositivos de bajo costo para analizar los abismos oceánicos

Un grupo de pequeñas empresas japonesas ha iniciado las pruebas de un dispositivo de bajo coste que permitirá estudiar las criaturas y el fondo abisal, al lograr descender hasta una profundidad de 8.000 kilómetros. El dispositivo, conocido como Edokko 1, constará de tres aparatos esféricos, uno de ellos con una cámara en tres dimensiones en alta definición y un transmisor para garantizar la señal, de cara a estudiar la fauna y recoger muestras de abismo marino. El grupo de empresas, entre las que se encuentran fabricantes de caucho, vidrio o electrónica, espera que el éxito de esta misión les permita comercializar su dispositivo, que tendrá un costo de 10 millones de yenes (73.300 euros o 98.800 dólares), muy por debajo de los actuales sistemas de observación abisal.

Para poder desarrollar su proyecto, la sinergia de empresas cuenta con la participación de la Agencia Japonesa de Ciencia y Tecnología Marina y Terrestre (JAMSTEC) o la Universidad de Ciencias Marinas de Tokio, entre otras instituciones. La misión para probar el Edokko 1 partió desde el puerto de Yokosuka, en la prefectura de Kanagawa (al sur de Tokio) a bordo de un buque de la JAMSTEC. La embarcación partió con tres de estos dispositivos, cada uno de unos 50 kilogramos de peso, para realizar las pruebas en alta mar, a unos 200 kilómetros de la península Boso (en la prefectura de Chiba, al este de Tokio). “Se trata del fruto de cuatro años de trabajo. Me gustaría demostrar que las pequeñas empresas pueden jugar un papel importante en este sector durante los próximos años”, detalla el presidente de una de las empresas participantes en el proyecto. Al margen del dispositivo Edokko 1, Sugino, de 64 años, también fue uno de los precursores de Maido 1, un satélite artificial desarrollado también por pequeños empresarios en 2009. EFE

Carola Cravedi
No Comments

Post a Comment