Top
Una pulsera para no tener frío, ni calor – Ideas e Inventos
fade
10481
single,single-post,postid-10481,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.0.1,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,eltd-header-style-on-scroll
pulsera

Una pulsera para no tener frío, ni calor

En tiempos de calentamiento global, con temperaturas tendiendo a los extremos y conciencia del daño ambiental que producen los aires acondicionados, era necesario un cambio de paradigma. Y ese paso tan importante puede estar latente en una simple pulsera, al alcance de todos. Desde el más primitivo baño de agua fría o caliente hasta el más moderno dispositivo de aire acondicionado, pasando por abanicos, ventiladores y salamandras, la lucha contra los climas hostiles estuvo enfocada en modificar la temperatura del ambiente.

Lo que los investigadores del Instituto Tecnológico de Massachussets hicieron fue invertir la ecuación y dedicarse al control de la temperatura desde adentro: así surgió Wristify, la pulsera que regula la temperatura del usuario. Lo que hace un año era un prototipo un tanto futurista, lleno de cables y no muy estético, se ha pulido y convertido en una pulsera metálica que puede regularse mediante una aplicación móvil, y es capaz de regular el termostato interno a un ritmo de 0,4ºC por segundo.

La clave de su funcionamiento se encuentra en un módulo termoeléctrico que envía variaciones de calor o frío en la muñeca, área que permite acceder a la percepción térmica general del cuerpo gracias a su alto flujo sanguíneo. Wristify ha llegado a la final del certamen organizado por la firma Intel, llamado Make It Wearable, que apunta a novedades tecnológicas que puedan vestirse (porque también es importante su cómodo y elegante diseño).

En la página oficial de Wristify los interesados pueden registrarse para ser avisados cuando la pulsera salga a la venta, y así convertirse en, tal vez, los primeros usuarios de un ingenio que cambiaría la forma de vivir los veranos y los inviernos.

vía: informate

 

Carola Cravedi
No Comments

Post a Comment