Top
Mexicano inventa agua sólida para combatir las sequías – Ideas e Inventos
fade
11736
single,single-post,postid-11736,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.0.1,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,eltd-header-style-on-scroll
agua

Mexicano inventa agua sólida para combatir las sequías

Un científico mexicano inventó la llamada “agua sólida” que constituye una fuerte esperanza ante el cambio climático global y la cada vez mayor escasez de precipitaciones en el planeta. El ingeniero Sergio Rico, director de la carrera de Ingeniería en Desarrollo Sustentable del Tecnológico de Monterrey, perfeccionó un método para almacenar agua y hacer que las plantas y los árboles aprovechen hasta la última gota, sin que se pierda en el subsuelo.

El producto es un polímero biodegradable en polvo que puede absorber 200 veces su peso y que ha comenzado a ser usada por agricultores argentinos, españoles, franceses, indios, israelíes y rusos. Los campesinos sólo tienen que esparcir el polvo por debajo de sus cultivos para que cuando llueva el químico se convierta en gel y pueda almacenar el líquido por hasta seis semanas. Se requieren 25 kilogramos del producto para una hectárea de cultivo pero “los resultados son extraordinarios porque la raíz se mantiene húmeda por dos meses y se rehidrata en repetidas ocasiones con las precipitaciones”, dijo Rico.

El investigador, que fundó la empresa Silos de Agua en 2002, afirmó que la lluvia sólida aumenta cinco veces la productividad de los cultivos de maíz. “Nosotros ya medimos los resultados en parcelas de maíz en Jalisco, donde con un sistema tradicional de riego obtuvimos 500 kilos de maíz por hectárea y con éste se obtuvieron 10 toneladas por hectárea”, aseguró en una entrevista a la revista Expansión. El sistema permite a los agricultores ahorrar hasta un 80% en sus costos, porque usan menos agua, fertilizantes, energía eléctrica y mano de obra. El polvo también se puede usar en las plantas de adorno de las viviendas, donde en lugar de regarse cada día o tres veces por semana, se hace sólo dos o tres veces por año.

“La lluvia la podemos captar en cualquier recipiente, le ponemos este polímero y el agua se solidifica, esta lluvia la almacenamos en costales y la podemos usar para sembrar el siguiente año, lo cual permite anticiparnos a las fechas de la lluvia, no estar a expensas de haber cuando va a empezar a llover”, explicó.

Acerca de su invento, dijo que puede ser aprovechado por los campesinos del país aunque admite que “uno de los principales obstáculos a vencer es el arraigo a las formas tradicionales de cultivo”. Sin embargo, el científico afirmó que la tecnología es barata, y lamentó que en diferentes instancias gubernamentales no se ha querido usar la tecnología porque descreen que funcione.

vía: sipse.com

 

Carola Cravedi
No Comments

Post a Comment