Top
Crean piel artificial para robots inspirada en los pulpos – Ideas e Inventos
fade
12311
single,single-post,postid-12311,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.0.1,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,eltd-header-style-on-scroll
piel

Crean piel artificial para robots inspirada en los pulpos

Un equipo de ingenieros de Estados Unidos creó una piel artificial súper extensible, inspirada en la piel de los pulpos, que puede revolucionar el mundo de la robótica y de las tecnologías “para vestir”, según un estudio publicado en la revista de la Asociación Estadounidense para el Avance de las Ciencias (AAAS).

La nueva piel artificial se puede estirar hasta el 500% de su superficie original, según la investigación de la Cornell University realizada en la isla de Ítaca, al norte del estado de Nueva York. La “piel de pulpo” abre un nuevo horizonte de posibilidades en la llamada industria de la “electrónica blanda” en la que se incluyen los aparatos que se pueden incorporar a la tecnología vestible o wearables.

El tejido puede estirarse, sentir la presión y emitir luz, con lo que alcanza el mismo nivel de multifuncionalidad igual a la piel de los pulpos, detalla el trabajo. La línea de investigación centrada en la llamada “señalización óptica” también podría dar un giro, ya que el nuevo tejido es capaz de emitir luces de múltiples colores, a partir de una matriz de cálculos que lleva incorporada.

Los robots prototípicos en los que se ha implementado la piel de pulpo se deslizan por el suelo como si de una culebra se tratara, para exprimir el potencial del tejido, que se expande y contrae en sentido lineal. La resistencia está garantizada por mucha fuerza que se ejerza sobre estos robots, gracias a un sistema de detección electromagnética de la presión que reduce la vulnerabilidad.   EFE

Carola Cravedi
No Comments

Post a Comment