Top
Drones transportan sangre en Ruanda – Ideas e Inventos
fade
13041
single,single-post,postid-13041,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.0.1,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,eltd-header-style-on-scroll
drones

Drones transportan sangre en Ruanda

Ruanda ha presentado su primera base de drones que se usarán para abastecer de sangre a 21 centros médicos del oeste del país africano. Se encuentra en Muhanga, a 50 kilómetros de la capital ruandesa, Kigali. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), África tiene la tasa de mortalidad materna más alta del mundo debido a las hemorragias posparto. El acceso a las transfusiones sanguíneas es crucial para las mujeres del continente. Ruanda no es una excepción, y la topografía escarpada del país africano dificulta el transporte por carretera, sobre todo durante la temporada de las lluvias.

 

La sangre “es un bien preciado y no es posible almacenarlo en gran cantidad en cada centro sanitario” del país, explica a la agencia AFP Keller Rinaudo, director general de la empresa estadounidense Zipline, que ha concebido la base y sus 15 drones. Este sistema “permitirá al gobierno ruandés suministrar instantáneamente transfusiones de sangre a cualquier ciudadano en el país en unos 15 y 30 minutos”, asegura. El proyecto se lleva a cabo en colaboración con la alianza internacional Gavi creada en 2000 para facilitar las vacunas en el mundo y la Fundación UPS, que desembolsó 1,1 millones de dólares.

 

Los drones tienen forma de un pequeño avión. Funcionan con electricidad gracias a baterías y disponen de una autonomía de 150 kilómetros. Cada dron pesa 13 kilos y puede transportar un cargamento de unos 1,5 kilos; es decir, tres bolsas de sangre. Estos aparatos salen propulsados a 80 km/h de la rampa de lanzamiento y alcanzan hasta 70 km/h en pleno vuelo, de modo que pueden realizar 150 suministros por día de forma autónoma.

 

Bajo una carpa, los técnicos siguen las operaciones desde sus computadoras portátiles y varios empleados juntan las pequeñas cajas rojas de cartón equipadas con un paracaídas de papel que contienen las bolsas de sangre. Los aparatos lanzarán estas bolsas cuando se encuentren a 20 metros del suelo. En el 2017 se construirá una segunda base con el objetivo de que los drones cubran los 26.000 km2 de Ruanda.    AFP

Carola Cravedi
No Comments

Post a Comment