Top
La Unión Europea utilizará un detector de mentiras con inteligencia artificial para controlar el ingreso de extranjeros – Ideas e Inventos
fade
14371
single,single-post,postid-14371,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.0.1,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,eltd-header-style-on-scroll
ue

La Unión Europea utilizará un detector de mentiras con inteligencia artificial para controlar el ingreso de extranjeros

La Unión Europea está desarrollando un nuevo método de control migratorio basado en inteligencia artificial. Se trata de un sistema que escanea y analiza los gestos faciales y el comportamiento de extranjeros en búsqueda de indicios que revelen si la persona miente u oculta algo. El sistema de control de fronteras inteligente se llama iBorderCtrl y fue creado por la compañía European Dynamics, es un detector de mentiras basado en el análisis de hasta 38 microgestos faciales, y según las pruebas realizadas, el detector de mentiras tiene un nivel de fiabilidad del 76% que podría llegar al 85% cuando se comience a usar en las fronteras, por donde pasan anualmente 700 millones de personas de todo el mundo.

 

La información que aporte el sistema se unirá con los datos de entradas y salidas que tenga la persona, y además del análisis facial, tomará muestras de huellas dactilares y hará un escaneo de las arterias y venas de la mano. En el caso de que el sistema determine que el viajero no dice la verdad, deberá acudir a un oficial de frontera, quien tendrá la última palabra para dejarlo pasar o no. En esta etapa el sistema será utilizado de manera opcional. Se comenzará a usar en las fronteras de Letonia, Hungría y Grecia, pero luego se extendería a otros países como España, que también es parte de esta iniciativa que costó 4,5 millones de euros y se viene desarrollando desde 2016. El financiamiento estuvo a cargo en su totalidad, de la Unión Europea.

Carola Cravedi
No Comments

Post a Comment