Top
La comida del futuro crece en muebles y no necesita luz – Ideas e Inventos
fade
10169
single,single-post,postid-10169,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.0.1,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,eltd-header-style-on-scroll
alimentos

La comida del futuro crece en muebles y no necesita luz

El actual modelo de producción y distribución de alimentos conlleva importantes emisiones de dióxido de carbono y, aunque la manera ideal de consumir fruta y verdura es recolectarla de un huerto, no todo el mundo cuenta con un espacio para cultivar o vive cerca de él. De ahí que los científicos prueban diferentes soluciones para que el 60% de la población mundial que habita en grandes ciudades pueda alimentarse mejor.

Uno de ellos es Grove Labs, una empresa creada por dos recién licenciados del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), Jamie Byron y Gabriel Blanchet, que cuenta con financiación de firmas de capital riesgo y un notable consejo de asesores científicos para desarrollar módulos caseros que permitan criar peces y cultivar verdura ecológica simultáneamente. El invento, que nace con vocación de “descentralizar la producción de alimentos, lograr que las personas sientan una mayor conexión con la naturaleza, y coman de manera más saludable”, puede ser instalado hasta en las habitaciones más oscuras ya que no necesita luz natural, explica Blanchet.

“Hemos creado un pequeño contenedor de ecosistemas listo para ser instalado en los hogares, basándonos en los principios de la ecoponía, la versión ecológica de la hidroponía (el cultivo de plantas en agua) y de la acuaponía, que combina esta última técnica con la cría de peces. El sistema aprovecha las relaciones simbióticas entre peces, bacterias y plantas para producir alimentos ecológicos: de manera que tendríamos un acuario donde el amoníaco que suelta el pescado sería descompuesto por bacterias contenidas en fertilizantes de nitratos naturales. Posteriormente, el estanque de peces bombea el agua al habitáculo de las plantas, que a su vez la filtran y la limpian para que de nuevo vuelva a ser reutilizada por los peces.

Las plantas crecen sin necesidad de suelo a través de un sistema de recirculación de agua y minerales naturales diseñado para proporcionarles los nutrientes que necesitan durante su ciclo de vida; y realizan la fotosíntesis a través de la luz que les proporcionan luces LED de baja potencia, sin necesidad de iluminación natural, explica Blanchet. La ecoponía supone “una vuelta de tuerca ecológica” a la hidroponía, que los cultivadores y científicos practican desde hace tiempo. Su novedad es que reutiliza el agua y solo usa nutrientes naturales, como “bacterias buenas” apunta Blanchet, y recursos orgánicos, como hongos o lombrices.

Los primeros “proporcionan minerales a la raíz de la planta y la protegen de agentes patógenos; mientras que las lombrices limpian las raíces muertas y de bajo rendimiento, convirtiendo esos residuos de materia orgánica en nuevos nutrientes para la planta”. Por ese motivo, esta técnica se presenta a sí misma como más barata y respetuosa con el medio ambiente que el cultivo de plantas hidropónico, que generalmente utiliza sustratos con nutrientes estériles con alto contenido en sales, lo que implica todo un protocolo de limpieza de instalaciones con un elevado gasto de agua para evitar problemas de salinización. Los sistemas hidropónicos demostraron además ser bastante susceptibles a las plagas, que suelen ser combatidas con químicos en muchos casos.

Grove Labs prueba sus módulos con todo tipo de variedades de lechugas, tomates, pimientos, albahaca o cilantro. Tanto la alimentación de los peces, que aconsejan que sea orgánica, como el resto de mecanismos pueden ser controlados por una aplicación móvil, lo que permitiría al usuario mantener el “huerto y la piscifactoría de interior” aun no estando en casa. EFE

 

 

Carola Cravedi
No Comments

Post a Comment