Top
Los superespejos para enfriar edificios sin aire acondicionado – Ideas e Inventos
fade
10701
single,single-post,postid-10701,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.0.1,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,eltd-header-style-on-scroll
espejo

Los superespejos para enfriar edificios sin aire acondicionado

Un equipo de investigadores de la Universidad de Stanford, en California, asegura que sí, gracias a un nuevo material que desarrollaron para colocar en el tejado, que tiene la capacidad de reflejar hasta un 97% de la luz visible. Pero, además, funciona como un radiador térmico, impidiendo que el edificio se caliente con la luz del sol y despidiendo el calor hacia el espacio. Cuando el espejo se calienta, despide el calor como radiación infrarroja.

Esta radiación viaja a una mayor longitud de onda que la luz visible y atraviesa fácilmente la atmósfera hasta llegar al espacio. Los investigadores creen que este tapiz enfriador parecido a una suerte de espejo podría reducir la cantidad de energía empleada para mantener el ambiente fresco o, incluso, hacer completamente innecesario el uso del aire acondicionado.

“Si cubres partes significativas del techo con este espejo verás cuánta electricidad puedes ahorrar”, explica Shanhui Fan, experto en fotónica de la Universidad de Stanford, y autor principal del estudio. Este espejo, que se dio a conocer esta semana en la revista Nature, está formado for varias capas de materiales muy finos y tiene un grosor de 1,8 micras (una micra equivale a una milésima de milímetro). La primera capa es de plata, a ésta se le superponen otras de dióxido de silicio y óxido de hafnio. Estas capas mejoran la capacidad de reflejar del material y transforman al espejo en un radiador.

Según sus creadores, la estructura del material les permite a los rayos infrarrojos salir directamente hacia el espacio sin recalentar el espacio alrededor del edificio. Cuando cubrieron el techo de un edificio con este prototipo, se logró reducir la temperatura interior en el establecimiento en 5ºC. Instalar el espejo puede tener un costo de entre 20 y 70 dólares por metro cuadrado, dicen los científicos.

vía: BBC

Carola Cravedi
No Comments

Post a Comment