Top
Japón autoriza uso de exoesqueletos para tratamientos médicos – Ideas e Inventos
fade
12025
single,single-post,postid-12025,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.0.1,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,eltd-header-style-on-scroll
exoesqueletos

Japón autoriza uso de exoesqueletos para tratamientos médicos

El Ministerio de Salud de Japón aprobó el uso médico de un armazón robótico (exoesqueleto) para las piernas destinado a terapias para pacientes que sufran enfermedades como esclerosis lateral amiotrófica (ELA) o distrofia muscular. La armadura de uso médico, llamada HAL, es el primer dispositivo de este tipo que el Gobierno nipón autoriza para su venta a empresas del sector médico, informó el diario económico Nikkei. El producto ha sido diseñado para asistir a aquellos que padezcan también de atrofia muscular espinal o atrofia muscular espinobulbar.

Los sensores adheridos al muslo y a otras partes del cuerpo detectan señales débiles del sistema nervioso y ordenan al armazón, que recubre las piernas y ayuda a moverlas mediante el uso de sus motores. Esta función de los exoesqueletos permite al cuerpo a ‘recordar’ cómo caminar y puede retrasar los efectos de una enfermedad o contribuir a recuperar la capacidad motora de las piernas, asegura la empresa que fabrica los aparatos.

Las pruebas clínicas del exoesqueleto en Japón mostraron que los pacientes que se sometían a nueve sesiones de ejercicios durante un periodo de tres meses podían andar distancias más largas que aquellos no sometidos a este tratamiento. El equipo ha sido fabricado por la empresa Cyberdyne, que ya ha comercializado varios trajes o armaduras robóticas en diversos sectores industriales. Productos similares ya han sido aprobados en EE.UU. y Europa, donde Alemania es el país pionero -con iniciativas para que el Estado costee este tratamiento.   EFE

 

Carola Cravedi
No Comments

Post a Comment